Patologias

Trastorno depresivo
Se caracteriza por presentar síntomas como: estado de ánimo depresivo, pérdida de interés o de placer en las actividades, alteraciones del apetito, insomnio, alteraciones psicomotoras, fatiga, sentimientos de infravaloración y culpa, concentración y capacidad para pensar ineficiente, pensamientos recurrentes sobre la muerte y pensamientos de suicidio.

Trastorno obsesivo-compulsivo (TOC)
Sus características básicas son las obsesiones, tales como las ideas, los pensamientos, los impulsos o las imágenes persistentes, y las compulsiones, tales como los comportamientos o actos mentales reiterativos.

Ansiedad generalizada
Se presenta ansiedad y una preocupación exagerada, junto con agitación, fatiga, dificultad para concentrarse, irritabilidad y alteraciones del sueño.

Ataque de pánico
Sus síntomas incluyen palpitaciones, sudoración, dificultad para respirar, dolor en el pecho, sensación de mareo o aturdimiento, desrealización o despersonalización, miedo a perder el control y miedo a morir.

Trastornos de la conducta alimentaria
Rechazo a mantener el peso corporal igual al mínimo considerado normal (anorexia) o episodios reiterados de voracidad alimentaria, seguidos por conductas compensatorias inapropiadas (bulimia). Los dos trastornos comparten la característica de que existe una distorsión de la imagen corporal.

Trastornos del neurodesarrollo
En estos trastornos se produce un déficit grave y generalizado en diversas áreas del desarrollo: competencias sociales, competencias comunicativas o en la presencia de conductas, intereses y actividades estereotipadas (p.ej., el autismo).

Comportamientos Adictivos/dependencias
Incluyen trastornos asociados con el consumo de drogas con potencial de abuso, incluido el alcohol (dependencia, abuso, intoxicación y abstinencia). Se incluyen también conductas adictivas, tales como, entre otras, el juego patológico y la compra compulsiva.

Esquizofrenia y otras psicosis
Son trastornos que se caracterizan por presentar una posible pérdida de contacto con la realidad, con síntomas como agitación/desaceleración psicomotora, conductas, afectos y producción de pensamientos disfuncional que generan una disfunción social u ocupacional acentuada.

Trastorno bipolar
La evolución clínica de este trastorno se caracteriza por la presencia de episodios maníacos o mixtos (incluidos episodios depresivos).

Trastornos sexuales
Presenta otras características como las alteraciones del deseo sexual y los cambios en el ciclo de respuesta sexual o dolor asociado al acto sexual.

Trastornos del sueño
Se producen por desajustes endógenos en los mecanismos de inicio y horario del ciclo sueño-vigilia que se complican con frecuencia por causa de factores condicionantes.

Trastornos de la personalidad
Los rasgos de personalidad muestran una conducta inadaptada que causa incapacidad funcional significativa o sufrimiento subjetivo: trastorno paranoide, trastorno esquizoide y esquizotípico de la personalidad; trastorno antisocial, límite, histriónico y narcisista de la personalidad; trastorno de la personalidad dependiente y por evitación y trastorno obsesivo compulsivo.

Trastornos psicosomáticos
Existe un patrón de quejas somáticas clínicamente significativas, recurrentes y múltiples. Se considera que una queja somática es clínicamente significativa si origina un tratamiento médico o una incapacidad significativa en el funcionamiento social y ocupacional.

Déficit de atención e hiperactividad
Existe un patrón persistente caracterizado por la falta de atención o una impulsividad/hiperactividad que tiene una intensidad más frecuente y grave que la observada habitualmente en individuos con un nivel de desarrollo semejante.

Trastornos neurodegenerativos
Estos trastornos se caracterizan por el desarrollo de déficits cognitivos múltiples (con inclusión de la disminución de la memoria) debido a los efectos directos de un estado físico general, a los efectos persistentes de una sustancia o a múltiples etiologías.

Trastornos por estrés postraumático
Se desarrollan síntomas característicos tras la exposición u observación de un estresor traumático externo, lo que implica una experiencia personal directa con un acontecimiento que implique la muerte, la amenaza de muerte o las lesiones graves.